Safran en Chile

Ampliamente implantado en América Latina, donde cuenta con cerca de 6000 colaboradores, Safran desarrolla en Chile todas sus especialidades: aeronáutica, espacio y defensa. De este modo el Grupo es un socio tecnológico clave para una gran aventura científica en la cumbre del Cerro Armazones.

Segmento de espejo ELT © Roland Geyl / Safran
Cerca de
6000
colaboradores en América Latina
Safran propulsa unos
100
helicópteros en servicio en Chile
Submarino chileno © DCNS
Espejo del Very Large Telescope © Y.Beletsky / ESO

Aeronáutica

Safran acompaña y sostiene el crecimiento del transporte aéreo chileno a través de sus actividades de propulsión aeronáutica para aviones comerciales y helicópteros. Desde el año 2000, CFM International (empresa mixta 50/50 entre Snecma (Safran) y GE) es socia tecnológica de la compañía aérea nacional chilena LATAM. Esta última se ha decantado por el motor CFM56® de CFM International para equipar a sus 70 Airbus A320 y las ruedas y frenos eléctricos de Safran para sus 32 Boeing 787.

Unos 100 helicópteros chilenos, civiles y militares, están equipados con turbinas diseñadas y desarrolladas por Safran. El Grupo apunta hoy hacia el sector del mantenimiento civil conjuntamente con la sociedad chilena de servicios Ecocopter. En 2014, abrió sus puertas un centro de mantenimiento con esta sociedad. Su objetivo es asegurar el soporte técnico de proximidad a los operadores chilenos de helicópteros civiles.

Espacio

Safran está presente en una gran aventura espacial en Chile. Reosc, una de sus filiales, firmó en julio de 2015 con la ESO (European Southern Observatory) un contrato para la realización del conjunto de segmentos ópticos del espejo M4 del E-ELT (European Extremely Large Telescope), el telescopio gigante más potente del mundo. Instalado en la cumbre del Cerro Armazones (3060 m de altitud), tiene un espejo de 39 metros de diámetro fragmentado en pequeños espejos hexagonales. La primera “luz” del E-ELT, que debería permitir conseguir avances significativos en astronomía, se prevé para 2024.

Reosc desarrolla y produce material óptico de gran potencia para satélites, telescopios grandes y láseres de gran energía, así como también para la industria de semiconductores.

Defensa

Safran gestiona una cartera variada de contratos militares para la modernización de los periscopios de los submarinos de la marina chilena y para el suministro de las bolas optrónicas que equipan los helicópteros Super Puma del ejército. El Grupo se encarga también del mantenimiento de las turbinas Makila 1 de estos aparatos. Las turbinas de la familia Arriel, también diseñadas y producidas por Safran, forman parte de los equipos de los helicópteros Dauphin y Ecureuil / Fennec en servicio en el seno de las flotas militares chilenas. El Grupo interviene también en el soporte técnico de estos motores. Hoy en día, unos 40 helicópteros militares chilenos son propulsados por Safran.